Ricardo Flores Magón

Nombre: Ricardo Flores Magón

Nacimiento: 16 Septiembre 1873 Lugar: San Antonio Eloxochitlán, Oaxaca, México

Fallecimiento: 21 Noviembre 1922 Lugar: Kansas, Estados Unidos Edad: 49 años

Obras más importantes:

Biografía: Ricardo Flores Magón fue un notable periodista, político, dramaturgo y anarquista mexicano, nacido en Eloxochitlán, Oaxaca, el 16 de septiembre de 1874 y fallecido en Kansas, EE. UU. el 21 de noviembre de 1922). Uno de los tres hermanos Flores Magón.

Hijo de una familia de tradición liberal, fue el segundo de tres hermanos. Su madre fue Margarita Magón, hija de hispanoamericanos, nació cerca de la Ciudad de Puebla y su padre Teodoro Flores, fue un militar mestizo con el grado de teniente coronel, avecindado entre indígenas mazatecos, que combatió en contra de la invasión estadounidense, en la Guerra de Reforma, en el ejército liberal de Benito Juárez; también participó en la batalla del 2 de abril de 1867, bajo el mando de Porfirio Díaz.

Los primeros años de su vida transcurrieron en el estado de Oaxaca, donde convivió con indígenas de la Sierra Mazateca. A la edad de 8 años emigró con su familia a la Ciudad de México, donde cursó estudios en la Escuela Nacional Preparatoria e inició la carrera de abogado en la Escuela Nacional de Jurisprudencia, la cual no concluyó.3

En 1892 participó en los disturbios estudiantiles en contra de la tercera reelección de Porfirio Díaz en la presidencia de México, y colaboró como periodista en el periódico de oposición El Demócrata, dirigido por Joaquín Clausell.

Entre 1897 y 1900 vivió en el distrito de Mazatlán de la Flores, Oaxaca, donde trabajó como contador en “Compañía Siordia y Flores Magón, comerciantes, importadores, exportadores y comisionistas”.

Regresa a la Ciudad de México en 1900 y junto con su hermano mayor, Jesús, funda el periódico jurídico Regeneración. Un medio independiente desde donde critican la corrupción del sistema judicial del régimen dictatorial de Porfirio Díaz, causando así su encarcelamiento.

En 1901, asiste al Primer Congreso de Clubes Liberales en la ciudad de San Luis Potosí, en el cual ataca con rudeza al gobierno de Díaz. En consecuencia, el periódico fue suprimido y Ricardo Flores Magón nuevamente encarcelado. En 1902, arrendó el periódico de sátira política El hijo de El Ahuizote en el que colaboraba José Guadalupe Posada con caricaturas cargadas de agudas críticas en contra del régimen de Díaz.

El 5 de febrero de 1903, junto con su hermano menor, Enrique, y otros liberales participa en las protestas que colocó en el balcón de las oficinas de El Hijo de El Ahuizote un gran crespón negro en señal de luto y la frase “La Constitución ha muerto” refiriéndose a la Constitución de 1857, promulgada también un 5 de febrero. Fue aprehendido una vez más y cuando fue liberado en 1904, partió rumbo a Laredo, Texas, exiliado con su hermano, padre y otros compañeros.

Fue un precursor intelectual de la Revolución mexicana y desde 1906 promovió la lucha armada a todo lo largo de la frontera con Estados Unidos para extender la revolución social al resto de la República Mexicana a través de los múltiples grupos afiliados, la mayoría de manera secreta, al Partido Liberal Mexicano; sin embargo las actividades armadas del PLM no consiguieron influir en el resto del movimiento armado que estalló en 1910.

Francisco I. Madero, quien encabezó el levantamiento antireeleccionista en 1910, lo invitó a adherirse al Plan de San Luis para derrocar a Porfirio Díaz, sin embargo, Ricardo Flores Magón rechazó el ofrecimiento por considerar que la causa encabezada por Madero era una rebelión burguesa carente de propuestas sociales. Para Flores Magón la revolución política de Madero era insuficiente. Consideraba que ésta debería impulsarse junto con una revolución económica, y que era necesaria la abolición del Estado y la propiedad privada. En los años siguientes simpatizó con la lucha de los campesinos zapatistas en el Estado de Morelos.

Desde Los Ángeles, California continuó con las labores de agitación revolucionaria y tuvo contacto con anarquistas y socialistas estadounidenses, principalmente con militantes del sindicato Industrial Workers of the World (Trabajadores Industriales del Mundo), que simpatizaron con el esfuerzo revolucionario del Partido Liberal Mexicano. Entre ellos encontramos al anarquista catalán Pedro Esteve (1866-1925), un sindicalista “wobblie” y editor de prensa obrera residente en Nueva York, que publicó varios artículos de Ricardo Flores Magón en sus semanarios Cultura Proletaria (1911) y Cultura Obrera (1912-1918 y 1922-1925). El 14 de junio de 1911 Flores Magón fue detenido y acusado junto con su hermano Enrique, Librado Rivera y Anselmo L. Figueroa de violar las leyes de neutralidad de los Estados Unidos y promover la rebelión de Baja California.

Después de la derrota en Baja California, la Junta Organizadora continuó sus actividades en California, para entonces el PLM se había dividido, otro grupo de tendencia moderada y cercano a Madero, se constituyó en la Ciudad de México, editó su propia versión de Regeneración y se deslindó de la “Junta Revolucionaria Anarquista de Los Ángeles“. En respuesta, con los principales integrantes en la cárcel, la Junta en California publicó el manifiesto del 23 de septiembre de 1911 con rasgos claramente anarcocomunistas desde el que convocaban a los revolucionarios mexicanos a luchar contra la Autoridad, el Clero y el Capital.

Aunque las actividades secretas de la Junta del PLM y la destrucción de sus archivos en los múltiples allanamientos policiacos hacen imposible contar con evidencias, testimonios posteriores afirman que existió correspondencia entre Ricardo Flores Magón y Emiliano Zapata e incluso hubo invitación en 1913, a través de Antonio de Pío Araujo, para que la Junta Organizadora del PLM se trasladara al Estado de Morelos donde le sería provisto papel e imprenta para publicar Regeneración a nivel nacional. Sin embargo, la invitación no fue atendida, pues Flores Magón consideraba que el movimiento zapatista no iba más allá de exigir la restitución de la tierra a los campesinos morelenses. Aunque Zapata se mantenía independiente y sin confiar en los constitucionalistas, para Flores Magón la revolución no era un asunto de confianza sino un conflicto entre capital y trabajo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail